Di adiós a la glotonería

glotoneriaCientíficos de la Universidad de Manchester, en Gran Bretaña, han identificado una sustancia química capaz de inhibir el apetito y poner fin a la "gula".

El descubrimiento permitirá desarrollar una nueva clase de fármacos para adelgazar que no provocan efectos secundarios. Además, Simon Luckman y Garron Dodd, coautores del estudio que publica la revista Journal of Neuroscience, están convencidos de que esa sustancia, llamada hemopresina, ayudará también a tratar a los drogadictos y a las personas alcohólicas.

La hemopresina es un péptido natural que actúa sobre los centros de recompensa del cerebro, que se activan cuando la persona se deleita, por ejemplo comiendo o fumando. "Los aspectos gratificantes de la alimentación influyen en nuestro comportamiento, por lo que a veces comemos por placer más que por hambre", subraya Dodd. El fármaco bloquea los circuitos de recompensa, reduciendo la sensación de placer. El resultado, como muestran los experimentos realizados con ratones, es que los roedores tratados comen mucho menos que sus congéneres.

Hace seis años, en Gran Bretaña se puso en venta el preparado rimonabant, con el mismo efecto. Pero pronto se averiguó que ese fármaco aumentaba el riesgo de desarrollo de estados depresivos y de aparición de pensamientos suicidas, por lo que fue retirado de las farmacias.

Etiquetas: alimentacióncerebroobesidad

Continúa leyendo

COMENTARIOS