Descubren un método de detección precoz del párkinson

Un equipo de investigadores españoles ha hallado un método para diagnosticar la enfermedad en personas con trastornos del sueño a través de una biopsia.

Por primera vez, un equipo de investigadores, en este caso de la Unidad de Párkinson del Servicio de Neurología del Hospital Clínic de Barcelona y del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS), ha probado que es posible diagnosticar de forma precoz esa enfermedad en pacientes con trastornos del sueño.

Para ello, hay que practicar al afectado una biopsía en la glándula submandibular, situada en la parte de atrás de la boca, que detecta una proteína (alfa-sinucleína) que se aloja en las neuronas de los enfermos de párkinson. El estudio, coordinado por el Dr. Eduard Tolosa, investigador del CIBERNED y profesor de la Universidad de Barcelona, ha sido publicado en la revista The Lancet Neurology

El párkinson es una patología crónica neurodegenerativa que afecta a las zonas del cerebro encargadas del control y la coordinación del movimiento y del equilibrio. Además, en ocasiones viene acompañada de otros síntomas ajenos al sistema motor como pérdida de olfato, deterioro cognitivo o trastornos del sueño en fase REM, que pueden presentarse años antes de que se desarrolle la enfermedad.

La acumulación de la proteína alfa-sinucleína en las neuronas, concretamente en los llamados Cuerpos de Lewy, es la responsable de la aparición de estos efectos negativos. De ahí que localizar a tiempo la presencia de esta proteína mejoraría el diagnóstico del párkinson en una fase temprana y permitiría empezar a tratar los síntomas desde el principio.

Los autores de la investigación llevaron a cabo biopsias a 21 pacientes con trastornos del sueño en fase REM, a 24 con párkinson y a 26 individuos sanos. Casi el 90% de los afectados por trastornos del sueño y un 70 % de los que padecían párkinson tenían la proteína en la glándula submandibular, al contrario que las personas sanas, en ninguna de las cuales se localizó esa sustancia.

Para Álex Iranzo, neurólogo de la Unidad Multidisciplinar de Trastornos del Sueño del Clínic e investigador del equipo IDIBAPS, “estos resultados demuestran que la biopsia sirve como prueba confirmativa para diagnosticar el párkinson en individuos en los que aún no se ha manifestado la enfermedad. Además, se trata de una prueba poco invasiva y que se tolera bien.

Por su parte, Eduard Tolosa cree que “identificar agregados de sinucleína en la glándula submandibular permite confirmar el diagnostico de párkinson, lo cual es muy útil en casos de diagnóstico incierto. Además identificar a las personas con trastornos del sueño que tengan estos agregados podría servir para  diseñar estrategias terapéuticas que, por ejemplo, bloqueen la progresión de esta proteína hacia el sistema nervioso central, donde causan los síntomas clásicos de la enfermedad de párkinson”.

Etiquetas: enfermedades neurodegenerativasparkinsonsalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS