Cuestionan el gen de la longevidad

vivir-100Las sirtuinas, proteínas a las que se atribuía la capacidad de aumentar significativamente la esperanza de vida de un determinado número de organismos, en realidad no afectan a la longevidad de los seres vivos, según un nuevo estudio publicado en la revista Nature.

Las sirtuinas habían sido previamente relacionadas con el envejecimiento y la longevidad en la levadura, los gusanos nematodos y la mosca de la fruta, los organismos utilizados como modelos para la biología del envejecimiento humano. Los investigadores habían demostrado que cuando los genes del organismo producen un exceso de sirtuinas su vida útil se extendía de manera significativa, en los nematodos hasta en un 50 por ciento. Tal fue el revuelo causado que el gen productor de la sirtuina fue apodado "gen de la longevidad". Tras publicarse estos resultados, se comercializaron una serie de cremas antiedad que contenían resveratrol - un componente de origen vegetal encontrado en el vino tinto - con el supuesto objetivo de activar la producción de sirtuinas.

Pero el nuevo estudio, realizado por investigadores británicos, húngaros y estadonidenses, ha echado por tierra estas ideas. Los científicos examinaron por primera vez dos cepas diferentes de gusanos nemátodos que habían sido manipulados genéticamente para que el gen productor de sirtuinas fuese hiperactivo. Como era de esperar, estos gusanos vivieron más que los gusanos control (es decir, los gusanos que no habían sido manipulados genéticamente). Sin embargo, después de que se tomaran precauciones para asegurar de que la única diferencia entre los gusanos control y los gusanos de prueba fue la elevación de los niveles de sirtuinas, el efecto en la longevidad desapareció. Esto implica que son otros factores genéticos los que promovieron la longevidad obsevada inicialmente. En una de las dos cepas originales, los investigadores identificaron una mutación en un gen involucrado en el desarrollo de las neuronas.

Los investigadores examinaron a continuación una versión transgénica de la mosca de la fruta, Drosophila melanogaster, en la que se elevaron los niveles de sirtuinas. Este modelo transgénico había sido objeto de investigaciones anteriores que parecían mostrar que la sobreactivación de las sirtuinas en la mosca de la fruta la dotaba de una significativa longevidad. Los investigadores fueron capaces de demostrar de nuevo, mediante los resultados de este nuevo estudio, que son otros factores genéticos, no relacionados con los genes de sirtuinas, la verdadera causa de la longevidad.

Según David Gems, investigador del Instituto de Envejecimiento Saludable del University College de Londres (Reino Unido) y coautor del trabajo, "estos resultados son sorprendentes". "Hemos vuelto a examinar los principales experimentos que relacionan las sirtuinas con la longevidad en los animales y hemos descubierto que sus resultados no se sostienen tras un riguroso escrutinio de las sirtuinas, que parecen no tener nada que ver con la extensión de la vida", concluye.

Etiquetas: biologíaenvejecimientogenéticalongevidadsirtuinas

Continúa leyendo

COMENTARIOS