Crean monos transgénicos con síntomas de autismo

El experimento, realizado en China, plantea dudas éticas y científicas.

También te puede interesar: 9 claves para ejercitar las neuronas

Un grupo de investigadores de los Institutos de Shangái para las Ciencias Biológicas, dirigidos por el neurocientífico Zilong Qiu, acaban de anunciar en la revista Nature que han creado más de doce monos con síntomas de retraso mental y autismo. En concreto, los ejemplares llevan una copia extra del gen MECP2, responsable de fabricar una proteína básica para el sistema nervioso. El problema es que si está duplicado, dicho gen causa en los niños humanos el síndrome de Rett, el cual acarrea graves disfunciones en sus capacidades cognitivas. Los animales transgénicos interactúan menos con sus congéneres y muestran conductas repetitivas como caminar describiendo círculos. Además, si se les mira directamente a los ojos se estresan.

El experimento ha generado dudas tanto éticas como científicas. En primer, lugar ¿sirve realmente para estudiar las raíces neurobiológicas del autismo humano y desarrollar nuevos tratamientos? Zilong Qiu defiende que sí: de hecho, su equipo pretende curar la enfermedad de los monos afectados “borrando” la alteración genética. Además, aduce Qiu, es la primera vez que se crea un número suficiente de animales transgénicos con síntomas de autismo como para estudiar con garantías su conducta y los mecanismos cerebrales implicados.

Sin embargo, algunos colegas no creen que se puedan equiparar los casos de los simios a los de los humanos: el autismo sería una dolencia exclusiva de nuestra especie y nuestra compleja circuitería neuronal. Los monos con la copia extra de MECP2, por ejemplo, no sufren las convulsiones características de los niños con el síndrome de Brett.  

Por otra parte, existe un rechazo cada vez mayor hacia este tipo de ensayos por parte de la opinión pública. Aun así, algunos laboratorios de China, Japón o Estados Unidos siguen apostando por crear animales transgénicos con alteraciones neurológicas.

Etiquetas: autismocerebro humanogenéticaneurociencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS