Cómo reconocer a un narcisista

Puede haber mucho narcisista encubierto. ¿Somos todos vulnerables a serlo? 4 comportamientos que descubren a un narcisista.

Una nueva investigación llevada a cabo por científicos -Miranda Giacomin y Christian H. Jordan- de la Universidad de Wilfrid Laurier (Canadá) y publicada en la revista The Journal of Research in Personality confirma que no se reconoce a un narcisista cuando todo marcha según sus deseos, sino cuando no es así. Es en ese momento -cuando la vulnerabilidad oculta del narcisista está bajo amenaza- en el que los grandes narcisistas hacen su aparición.


Para reconocer a un narcisista es necesario prestar atención a sus cambios de humor cuando hay una posible o real amenaza en el aire.
La sensibilidad del termostato interno del narcisista es la verdadera punta del iceberg. En el experimento hecho por sendos investigadores, “los narcisistas experimentaron mayores fluctuaciones en los efectos positivos y negativos en los días en que tuvieron que enfrentarse a más problemas interpersonales”.

 

Veamos los 4 comportamientos que revelan al narcisista:


Niega sus emociones



Cualquier cosa que interrumpa el sentirse bien consigo mismo es una amenaza para el narcisista; en ese momento, este niega estar enfadado o iracundo -niega cualquier emoción fuera de su equilibrio-, incluso cuando es perceptible ver signos físicos de enfado o furia en él, como apretar las mandíbulas o los puños o ver el rostro enrojecido. Este rasgo es típico del narcisista.
La ira es una emoción desperdiciada para ellos. ¿Niegas o proyectas ira cuando hay conflicto?

 

Cambia repentinamente de estado de ánimo



Cualquier amenaza a la corriente de autoestima en la que se apoye esa persona, ya sea real o imaginada, es suficiente para que el narcisista pueda resurgir para recuperar ese equilibrio. Preguntas que podemos hacernos en este sentido para reconocer al narcisista son: ¿Cambias de estado de ánimo de repente por pequeñas molestias como quedarte atrapado en un atasco o cuando un conductor corta el paso? Con la pregunta de “¿Te molesta algo? Sueles contestar... ¿nada?

 

SEGURO QUE TE INTERESA...

Sobreactúa

 

Cuando estamos de mal humor podríamos atribuirlo erróneamente a otras personas que en ese momento lo estuviesen. Les podríamos echar la culpa de ello pero, cuando reflexionamos sobre ello, retiraríamos ese pensamiento de nuestra cabeza. Sin embargo, esto no ocurre con el narcisista: te culparía a ti o a otra persona por lo mal que se siente y alguien tendrá que pagar por ello. Normalmente empezaría con “Siempre...”.



Es muy vengativo



Todos los narcisistas tienen un enfoque vengativo hacia la persona que ha osado amenazar su bienestar. Su alterada empatía hace que no sean conscientes de las consecuencias emocionales de sus actos, por lo que golpean para protegerse a sí mismos y su visión de las cosas. Esta es la razón por la que el divorcio de un narcisista podría calificarse a menudo como un infierno en la tierra. No hay posibilidad de negociación.

 

Etiquetas: personalidadpsicologíasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS