Comer helado no ayuda a superar una ruptura

Cuando nos sentimos tristes o deprimidos, por ejemplo, tras una ruptura con nuestra pareja, solemos recurrir al chocolate o, en general, a los dulces y golosinas para ayudarnos a sentirnos mejor. Pues ahora, una reciente investigación de la Universidad de Minnesota (EEUU) afirma que el antídoto casero para nuestras aflicciones emocionales no funciona en absoluto, ya que no mejora nuestro estado de ánimo.

 

Para su estudio, los expertos indujeron un mal estado de ánimo en 100 estudiantes universitarios haciéndoles ver continuamente vídeos de películas dramáticas, muy tristes. Luego, ofrecieron a la mitad de los participantes su comida favorita o alimentos considerados de “confort” y, a la otra mitad, alimentos que no tenían nada que ver con estas comidas supuestamente reconfortantes.

 

Una vez que todos habían terminado de comer, los investigadores preguntaron a los estudiantes cómo se sentían. Todos ellos se sentían mucho mejor, independientemente de lo que hubieran comido. “Eso no es lo que esperábamos. Seguimos repitiendo el estudio, porque no lo creemos”, afirma Traci Mann, líder del estudio.

 

Realizaron un segundo experimento. Esta vez, tras la sesión de cine lacrimógena, la mitad de los voluntarios pudo comer todo aquello que se le apetecía y la otra mitad no pudo comer nada. Tras preguntarles cuál era su estado de ánimo en ese momento, ambos grupos afirmaban sentirse mejor, por tanto, el alimento de confort, de nuevo, no tuvo ningún efecto en el estado de ánimo.

 

En las conclusiones del estudio, que ha sido publicado en la revista Health Psychology, Mann explica que “supongo que esto elimina una justificación muy práctica que las personas tienen para comer alimentos de “confort”.

 

“La idea de que podemos sentirnos mejor con sólo consumir ciertos alimentos es muy atractiva, pero en realidad, sentirse mejor no tiene nada que ver con la comida en sí, y es un efecto psicológico muy débil”, afirma David Levitsky, coautor del estudio.

 

Etiquetas: parejapsicologíasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS