Células de la piel convertidas en interruptores de la sensación de hambre

Dos investigaciones realizadas por científicos norteamericanos han conseguido transformar células cutáneas de un adulto en un tipo muy específico de neuronas: las que controlan la sensación de hambre. Este avance podría suponer un paso de gigante para desarrollar nuevas estrategias y fármacos contra la obesidad, una de las plagas de nuestro tiempo.

 

Como se explica en la revista Journal of Clinical Investigation, expertos del Columbia University Medical Center y la New York Stem Cell Foundation han reprogramado genéticamente células de la piel convencionales para convertirlas en células madre pluripotentes inducidas (IPS, por sus siglas en inglés). Teóricamente, las IPS pueden funcionar como células de cualquier tejido humano si reciben una serie de señales moleculares en un orden determinado, pero hasta ahora no se había conseguido metamorfosearlas en neuronas del hipotálamo. Estas células cerebrales controlan funciones fisiológicas tan básicas como el sueño, la hipertensión, el estado de ánimo y el apetito.

 

Tras finalizar el proceso de “travestismo”, que duró 30 días, las neocélulas eran capaces de segregar ciertos neuropéptidos y responder a sustancias como la insulina o la leptina, que juegan un papel crucial en nuestro metabolismo. Aunque no son totalmente idénticas a las neuronas hipotalámicas naturales, las células de laboratorio permitirán ahondar en los mecanismos neurofisiológicos y las anomalías biológicas que llevan al sobrepeso mórbido.  

 

El otro estudio, desarrollado en paralelo por investigadores de la Universidad de Harvard, ha conseguido similares resultados.

 

Etiquetas: cienciaobesidad

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS