El cáncer que acabó con Steve Jobs y el Nobel de Medicina

steve-jobs-cancer

Acaba de fallecer Steve Jobs a causa de un cáncer de páncreas, la misma enfermedad que puso fin a la vida del último premio Nobel de Medicina, Ralph M. Steinman. A pesar de ser uno de los menos frecuentes, este cáncer es también uno de los más mortíferos debido a su diagnóstico tardío, siendo la cuarta causa de muerte por cáncer en todo el mundo. Te explicamos cuáles son sus principales factores de riesgo, así como los tratamientos

El páncreas es un órgano esencial del aparato digestivo. En él se producen enzimas básicas para la digestión de los alimentos y su posterior asimilación y uso. Sin embargo, la función más famosa de este órgano es la de la regular la cantidad de glucosa en sangre a través de la insulina, cuya carencia provoca la diabetes.

El cáncer de páncreas, al igual que otros tipos de cáncer, consiste en el crecimiento sin control de células en dicho órgano, lo que provoca una alteración de su funcionamiento. Sus causas son poco específicas y están principalmente asociadas a la alimentación. Por ejemplo, varios estudios han demostrado la importancia del consumo de alcohol y las dietas ricas en grasas animales, proteínas y distintos tipos de azúcares en el desarrollo de la enfermedad. Sin embargo, como explican desde la Sociedad Española de Oncología Médica, "Los resultados de los estudios que han evaluado la relación entre el consumo de café y de alcohol con el cáncer de páncreas muestran resultados contradictorios".

Igualmente, el tabaco es uno de los principales causantes de este tipo de dolencia, teniendo los fumadores más riesgo de desarrollarlo que los que no fuman. Como explican desde esta misma organización, "aproximadamente un 30% de los casos de tumores pancreáticos se consideran asociados al tabaco. Algunos estudios han demostrado la relación entre la dosis y la duración del tabaquismo con la incidencia de cáncer de páncreas".

Un solo tratamiento contra el cáncer de páncreas

Como todos los tumores, los que se desarrollan en el páncreas pueden ser malignos o benignos. En caso de ser benigno se puede extirpar y controlar la enfermedad. Si es maligno la situación es mucho más grave, pues tiene la capacidad de invadir otros tejidos y liberar células tumorales a la sangre. Actualmente, el único tratamiento viable para este tumor es la cirugía y, aún así, "únicamente un 5-25 por ciento de los tumores pancreáticos serán candidatos a ser resecados al diagnóstico", explican desde la Sociedad Española de Oncología Médica.

En Europa se diagnostican cada año unos 78.000 casos, más del doble que en Estados Unidos, donde cada 12 meses anuncian 32.000 nuevos tumores. A nivel nacional, en España, cada año mueren unas 4.500 personas por esta enfermedad y, tras el diagnóstico, tan solo un cinco por ciento sobrevive más de cinco años.

Steve Jobs y Ralph M. Steinman se han sumado a la larga lista de víctimas que se ha llevado por delante este cáncer letal. Quizá en un futuro no muy lejano se encuentre una manera de curar esta dolencia. Sin embargo, hoy por hoy, ni siquiera los más poderosos ni los más inteligentes se libran de la guadaña de la muerte que supone el cáncer de páncreas.

 

 

Etiquetas: cáncer

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS