Cada vez dormimos peor por culpa de la apnea

Un 22% de los hombres y un 17% de las mujeres sufren apnea del sueño, trastorno que ha aumentado un 6 % en España.

Cada vez dormimos peor por culpa de la apnea

Los  trastornos del sueño crecen de forma imparable y la apnea es uno de los que aparecen de forma cada vez más frecuente, solo por detrás del insomnio, pero muy por delante del síndrome de piernas inquietas o los terrores nocturnos. Consiste en la obstrucción o colapso de la vía aérea superior que tiene lugar mientras se duerme debido a que la vía respiratoria se estrecha, se bloquea o se vuelve flexible, con lo que el afectado tienen diversos epiosdios a lo largo de la noche en los que deja de respirar durante unos segundos. El perfil prototipo de enfermo de apnea es un hombre, de edad media, con sobrepeso y roncador. La apnea es uno de los problemas que afecta de forma más negativa en la vida diaria de las personas y además, va en aumento.

Expertos de la Cátedra del Sueño de la Universidad de Granada-GrupoLoMonaco indican que un 22% de los hombres y un 17% de las mujeres lo padecen, aunque piensan que puede llegar a haber cerca del 80% de casos sin diagnosticar.
La principal consecuencia para los que tienen apnea del sueño es el cansancio que les invade y la sensación de sueño que tienen durante el día. A veces los afectados se quedan dormidos casi en cualquier sitio, incluso conduciendo, lo que hace de la apnea una de las principales causas de accidentes de tráfico: hasta un 20% de estos incidentes puede estar relacionado con la falta de descanso.

Los enfermos de apnea suelen tener un sueño ligero y a menudo tienen dificultades para concentrarse y recordar. A veces se relaciona con trastornos asociados, como la depresión y los problemas cardiovasculares.

Como hemos dicho, se caracteriza porque se producen paradas respiratorias mientras se duerme, por impedimento del paso del aire a través de la garganta. Para que se pueda diagnosticar como apnea, se deben producir al menos cinco paradas completas o parciales por hora de sueño, con una duración superior a 10 segundos cada una. A veces, cuando el individuo afectado deja de respirar unos segundos, presenta síntomas de ahogo o asfixia, y esos se repite durante toda la noche. Los "apneicos" también suelen sudar bastante mientras duermen sin que en la habitación haga un calor excesivo.
El ronquido es otra constante asociada a la apnea del sueño. Cuando el enfermo deja de respirar, también para bruscamente de roncar, lo que puede ayudar a detectar la apnea. Aunque si bien una persona que ronca no tiene necesariamente por qué padecer apnea, casi todas las que tienen apnea roncan.

El tratamiento más usado se conoce como CPAP (siglas en inglés de "presión positiva continua en la vía aérea"), o más coloquialmente mascara para respirar. Es una pequeña máquina que bombea aire a las vías respiratorias a través de una mascarilla nasal y mantiene la tráquea abierta durante el sueño. Este sistema reduce el número de paradas respiratorias, pero en sí mismo no cura, porque si se deja de usar, vuelven a producirse las paradas.

Por eso hay que modificar y mejorar varios hábitos no adecuados. Es muy importante usar un colchón y una almohada adecuadas, así como controlar la temperatura y la luminosidad de la habitación.

Además, hay que revisar el estilo de vida en relación al sueño e implantar mejores prácticas, seguir un horario regular para acostarse y levantarse, no consumir estimulantes, comer sano, hacer ejercicio (aunque no de forma intensa antes de dormir), y suprimir o moderar el alcohol y el tabaco.

El Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) y la nueva Cátedra de Investigación del Sueño de la UGR-Grupo Lo Monaco, puestos en marcha este año en colaboración con la Universidad de Granada, llevan a cabo de manera conjunta investigaciones basadas en el estudio, evaluación, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de aspectos relacionados con el sueño. El Laboratorio del Sueño de la Universidad de Granada es el mayor centro de investigación de Europa de estas características.

 

Etiquetas: dormirenfermedadesobesidadsalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS