Así te afectan los somníferos

Debido al ritmo de vida que llevamos, cada vez son más frecuentes las consultas por trastornos del sueño y el uso de somníferos se ha extendido entre la población adulta.

Un somnífero o hipnótico es cualquier sustancia capaz de inducir el sueño o preservarlo. Los problemas para conciliar o mantener el sueño pueden tener causas muy diferentes, dependiendo de cada persona y situación. Es recomendable consultar siempre con el médico o farmacéutico para ser asesorado correctamente.

¿Son seguros los somníferos? Si los somníferos sintéticos se toman de forma prolongada y sin un control adecuado pueden dar lugar a tres situaciones:

Tolerancia: se define como la pérdida progresiva de los efectos de una sustancia a medida que se consume de forma reiterada, necesitando aumentar la dosis progresivamente para alcanzar los efectos iniciales.

Efecto rebote: se produce una reaparición del insomnio tras la supresión brusca del tratamiento.

Síndrome de abstinencia: conjunto de signos y síntomas orgánicos y psíquicos que aparecen inmediatamente después de interrumpir el consumo.

¿De qué depende que un somnífero se vuelva nocivo?

Dosis: en general, los somníferos tienen un amplio rango de dosis, por lo que son bastante seguros. No obstante, si se superan las dosis recomendadas pueden aparecer efectos secundarios.
Mezcla con otras sustancias: Las intoxicaciones más graves suelen ser las resultantes de mezclar alcohol y somníferos.

¿Cuáles son los efectos secundarios más comunes?

En líneas generales, la intoxicación por sedantes o hipnóticos causa una depresión del sistema nervioso central, dando lugar a los siguientes síntomas:


Sedación o somnolencia: puede ser perjudicial si no se respetan los periodos de sueño y vigilia no permitiendo realizar una vida normal.
Depresión del sistema respiratorio: es más frecuente en los barbitúricos y puede conducir a la muerte por asfixia.
Hiporreflexia: la falta de reflejos puede conducir a la pérdida del equilibrio y sufrir lesiones, esto es de vital importancia en el caso de los ancianos.
Hipotensión: una bajada brusca de la tensión puede conducir al desvanecimiento.

La mayoría de estos efectos secundarios suelen aparecer cuando se mezclan sustancias, tales como alcohol u otras sustancias psicoactivas. Si un somnífero es prescrito de forma adecuada, hay una adherencia terapéutica por parte del paciente y existe un control y seguimiento del tratamiento, se puede tratar el insomnio de forma efectiva y sin que aparezcan complicaciones. La cooperación médico-paciente-farmacéutico es de vital importancia para garantizar la eficacia y seguridad del tratamiento.

 

Por Vicent Alonso Oroval, miembro de Saluspot y farmacéutico.

Etiquetas: dormirinsomniomedicamentosqué hacer cuando no puedes dormirsueño

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS