Ascender a las altas cumbres provoca daños cerebrales

everestLos alpinistas pueden sufrir cambios cerebrales sutiles cada vez que escalan una montaña, revela un estudio publicado en la última edición de la Revista Europea de Neurología. Sus autores, científicos del Instituto de Investigación y Rehabilitación Neuromotora de la Fondazione Santa Lucia, en Roma (Italia), sometieron a un escáner cerebral a 9 alpinistas varones con una experiencia mínima de diez años antes de viajar al Monte Everest (8.848 metros) y al K2 (8.611 metros). Cuando los escaladores regresaron, volvieron a pasar las mismas pruebas y se identificó una disminución del volumen de sus cerebros en dos regiones: el tracto piramidal izquierdo y la cisura de Rolando. Comparando los resultados con los cerebros de otros alpinistas amateur, los científicos comprobaron que el efecto negativo del alpinismo es mayor cuando se carece de experiencia. La causa más probable, señalan los investigadores, es la falta de oxígeno que se experimenta en elevadas altitudes.

Aunque los autores del estudio concluyen que el cambio cerebral observado no tuvo consecuencias en la función neurológica de los escaladores, sospechan que los continuos viajes a las cimas de alta montaña podría generar un daño pequeño y progresivo en el cerebro.

Continúa leyendo

COMENTARIOS