Contra el cáncer: anticuerpos de tiburón


tiburones

A pesar de su mala reputación, los tiburones podrían salvarnos la vida. Un equipo de científicos de la Universidad de La Trobe, en Australia, está utilizando de forma pionera sus anticuerpos para mejorar los tratamientos contra la malaria, el cáncer y la artritis reumatoide en humanos.

Según explicaban los biólogos Mick Foley y Stewart Nuttall en la convención BIO-2008 celebrada en California, los anticuerpos de los tiburones son más pequeños, químicamente más robustos y biológicamente más estables que los del resto de animales. Eso los convierte en candidatos idóneos para ser suministrados oralmente en lugar de inyectados, ya que sobreviven sin dificultad a las condiciones ácidas del aparato digestivo. Además, a diferencia de otras técnicas que se están ensayando en el mundo que requieren vacunar primero al tiburón, el nuevo método no necesita inmunización previa, lo que evita un enfrentamiento directo con el animal. "Todo se hace en el laboratorio; es más rápido, más eficiente... y más seguro", admite Foley.

Por otra parte, el investigador ha comprobado los anticuerpos de tiburón tienen una especie de gancho alargado que se adhiere de forma natural a una proteína del parásito de la malaria, impidiendo que éste invada las células de la sangre. Ahora el reto es hacer pequeñas modificaciones genéticas en los anticuerpos para que se adhieran a las células cancerígenas o a ciertas proteínas inflamatorias con idéntica eficacia.


SUBIR
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.