¿Eres capaz de mentir sin que te pillen?

Según un estudio del departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Granada, cuando una persona miente le sube la temperatura de la punta de la nariz, lo que implica una pequeña dilatación y, por tanto, un signo delator de la mentira. Este es solo uno de los múltiples gestos que el cuerpo, sin nuestro consentimiento, realiza y que pueden ser la confesión de una trola. Sin embargo, mucha gente piensa que puede mentir sin que nadie lo note. ¿Y tú qué opinas? ¿Crees que puedes mentir sin que te pillen?

Etiquetas: cuerpo humanomentiraspsicología

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar