Viaje por la cara oscura del cacao

Desde su descubrimiento por los mayas, el chocolate ha sido universalmente apreciado. Antioxidante, antidepresivo, considerado afrodisiaco en algunas culturas, hoy es un complemento básico de la dieta y hasta se aplica en tratamientos de belleza. Todo esto ha disparado la demanda.

 

El chocolate mueve una industria global de miles de millones de euros, pero tiene una cara tan oscura como su color: el cacao, la materia prima de la que se obtiene, es un bien escaso para lo que demandan las fábricas chocolateras del primer mundo, y de cuya plantación y recogida malviven millones de campesinos de países pobres que cumplen duras jornadas con salarios a veces miserables.

 

Y es que esta especie vegetal, cuyo nombre científico es Theobroma cacao, solo crece y se cultiva en unos pocos países tropicales de África, de América Central y del Sur y de Asia.

 

Kadir van Lohuizen (Holanda, 1963), experto reportero en conflictos bélicos, viajó a Costa de Marfil para conocer de primera mano el mundo del cacao. Convivió con dos agricultores del pueblo de Kragui y vio el parecido entre sus vidas –muchos hijos, modestas viviendas–, pese a las diferencias en su rendimiento laboral: uno de ellos cosecha tres veces más cacao que su vecino. “Se debe a la formación recibida para mejorar la productividad, pero aun así tampoco tiene una economía decente. Simplemente, es un poco menos pobre que el otro”.

 

 

Puedes ver las fotos de Kadir van Lohuizen en el reportaje El apetitoso viaje del cacao, en el número 404 de Muy Interesante.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 


Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: alimentacióncacaochocolate

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar