Un agujero negro afecta al clima de nuestra galaxia

El clima de la Vía Láctea y la vida en la Tierra dependen de la actividad del agujero negro central de nuestra galaxia

 

Un equipo de astrónomos de la Universidad de Texas, dirigido por Eric Schlegel, cree que a 26 millones de años luz de la Tierra, las potentes explosiones producidas por un agujero negro supermasivo están alterando no solo su entorno inmediato en el espacio, sino  el clima de toda la galaxia que lo contiene. Este hallazgo de la astronomía fue presentado en un encuentro de la Sociedad Astronómica Americana en Kissimmee (Florida) y se publicará en The Astrophysical Journal. Los astrónomos han utilizado el telescopio espacial de rayos X Chandra, de la NASA, para localizar un enorme estallido de energía procedente de un agujero negro en el sistema de galaxias Messier 51, una de las cuales es la gran galaxia espiral NGC 5194, que se encuentra en plena colisión con la NGC5195.

Según Schlegel, "igual las mayores tormentas más poderosas de la Tierra afectan a su entorno, lo mismo sucede con las que se producen en el espacio. Este agujero negro está emitiendo un enorme volumen de gas, violentas llamaradas y partículas calientes a su alrededor, y eso debe tener un papel importante en la evolución de la galaxia". Hablamos del agujero negro supermasivo más cercano a la Tierra , situado a 26 millones de años luz de nosotros. Hasta ahora, los astrónomos de la Universidad de Texas han detectado dos fuertes emisiones de rayos X en forma de arco, muy cerca del centro de NGC 5195, justo donde se encuentra el gran agujero negro. "Creemos que estos arcos han sido producidos por las dos enormes ráfagas que tuvieron lugar cuando el agujero negro expulsó material hacia el exterior de la galaxia. Y pensamos que esta actividad está teniendo importantes efectos en el paisaje galáctico",  afirma Christine Jones, una de las autoras de la investigación, astrofísica del Centro Harvard Smithsonian.

 

 

Algo más lejos del arco más exterior, los investigadores detectaron también una estrecha región de emisiones de hidrógeno, lo que sugiere que los rayos X están emitiendo gas y que este está desplazando el hidrógeno del centro de la galaxia. Las propiedades del gas alrededor de los arcos sugieren que el arco exterior ha barrido una gran cantidad de material a partir del que se habrían podido formar nuevas estrellas. Este fenómeno por el cual un agujero negro afecta a su galaxia anfitriona se llama "retroalimentación". Según Marie Machacek, otra de las astrofísicas implicadas en la investigación, "la retroalimentación evita que las galaxias se vuelvan demasiado grandes. Pero al mismo tiempo, también puede ser responsable del nacimiento de algunas estrellas nacen, lo que prueba que un agujero negro también puede ser creativo y no solo destructivo".

 

 

Galaxia espiral NGC 5195 y arcos de rayos X.

Crédito imagen: Eric Schlegel, University of Texas at San Antonio

 

Etiquetas: agujeros negrosastronomíatelescopio

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar