¿Somos cotillas por naturaleza?

Como cualquier otro año, 2013 está siendo prolífico en chismes falsos. A fecha de 31 de diciembre, habremos leído y comentado miles de detalles sobre hechos ficticios que, en su día, nos llamaron la atención. Si nos preguntan sobre ellos, diremos que hemos olvidado los pormenores… Mientras, dichos bulos seguirán vivos en 2014, influyendo en nuestras opiniones acerca de muchos temas. El uso del cotilleo pervive con fuerza como forma de señalar y desacreditar a los demás. La fama de los grupos o de las personas depende, más que nunca, de los rumores y no de los hechos. Y sigue siendo la manera más sencilla de crear un enemigo. “Cuando el río suena, agua lleva”, dice un viejo refrán popular. Así, en la mayoría de los casos, no importa si el chisme acaba siendo refutado. La mancha producida parece indeleble.
Por ejemplo, en mayo, la muerte real de Constantino Romero revivía una leyenda urbana nacional, el fallecimiento del periodista Jordi Hurtado. Al igual que pasa con el ex-Beatle Paul McCartney y otros muchos personajes famosos, cada cierto tiempo se vuelve a hablar del deceso de este presentador de televisión. Como el músico, Jordi Hurtado lo desmentía al principio, pero ya ha perdido la esperanza de lograrlo. “La noticia de mi fallecimiento es ligeramente prematura”, dicen que argumentó Mark Twain ante un bulo similar. La fama tiene sus servidumbres, y hay muchos que hacen su agosto en cualquier mes con los lutos mediáticos.


Más información sobre el tema en el reportaje Chismosos por naturaleza, en el número 388 de Muy Interesante, escrito por Luis Muiño.
Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.
Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: ciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar