¿Qué pasa si cae enfermo un astronauta?

En la Estación Espacial Internacional se analizan a diario la sangre, el orín y la saliva de los astronautas. Ellos mismos se toman las muestras, pese a que siempre hay al menos dos oficiales médicos con formación básica. La tripulación sabe manipular pacientes, ponerles inyecciones, suministrarles oxígeno o usar un desfibrilador. La estación tiene todo tipo de fármacos y conexión permanente con un equipo médico de la NASA y las agencias espaciales rusa, europea y japonesa. Aunque cumplen ocho días de aislamiento previo al despegue para evitar contagios, la tripulación está muy expuesta a las enfermedades.

En la Tierra, un estornudo propulsa los gérmenes hasta dos metros; pero sin gravedad, los microbios flotan hasta depositarse en una superficie sin que el sistema de ventilación los elimine. Por razones aún desconocidas, el sistema inmune decae en el espacio y los patógenos se fortalecen, y se ha demostrado que los fármacos pierden eficacia por la microgravedad y la radiación continua.

Otras curiosidades de la Estación Espacial Internacional en el reportaje La vida ahí arriba, en el en el número 389 de MUY INTERESANTE, escrito por Lucía Caballero.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.
Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: astronautascienciasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar