¿Por qué cayó realmente el Imperio Romano?
GaleríaLeptis Magna
Para ver  todas las fotos haz click aquí

Según la cliodinámica, una nueva ciencia que aplica modelos matemáticos y estadísticos al estudio de la Historia, la caída del Imperio Romano pasó por su declive agrícola y minero. De las 173 minas que funcionaban en la península Ibérica a principios del siglo IV se pasó a tan sólo 21 a finales de esa centuria y, peor aún, quedaron únicamente dos en la siguiente. Y lo mismo ocurrió con las minas de oro.

 

Los hallazgos arqueológicos indican que, por ejemplo, en las de Riotinto (Huelva), la actividad no prosiguió más allá del año 420. Y en la Lusitania, yacimientos importantes como el de Vipasca, también aurífero, experimentaron un descenso de la actividad hasta su total abandono a finales del siglo IV. En definitiva, hacia el año 400 muchos filones habían dejado de explotarse.

 

Más información sobre el tema en el artículo Por qué se hundió realmente el Imperio Romano, escrito por José Ángel Martos. Aparece en el último monográfico de MUY HISTORIA, dedicado a las crisis de todos los tiempos.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.
Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.


GaleríaLeptis Magna
Para ver  todas las fotos haz click aquí

SUBIR
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.