Origen y lío de los calendarios

La convivencia de los calendarios juliano y gregoriano en Occidente dio lugar a curiosas paradojas.

También te puede interesar: 8 palabras del castellano que no sabías que existían

Hasta la época de Julio César, en Roma rigió un calendario de diez meses, periodo al que seguían otros cincuenta o sesenta días que se ajustaban al ciclo solar. De esos bloques temporales, más de la mitad se conocían por el orden que ocupaban. Así, después de marzo –dedicado a Marte, dios de la guerra–, abril –por Afrodita, diosa de la belleza–, mayo –de Maia, divinidad de la floración– y junio –por Juno, diosa de la maternidad–, venían quintilis y sextilis. Les sucedían septiembre –de séptimo–, octubre –octavo–, noviembre –noveno– y diciembre –décimo–. El primer día de cada mes se conocía como calendae, y era cuando se abonaban los intereses de los préstamos. De ahí nació la palabra calendario.

Se dieron paradojas biográficas como la de santa Teresa de Jesús, que murió la noche del 4 al 15 de octubre de 1582, en el paso de un calendario a otro.

La posterior división juliana, ya con enero y febrero al principio, estuvo vigente en Europa hasta 1582, año en que se decidió adelantarlo diez días. Así del jueves 4 de octubre se pasó al viernes 15 de octubre del nuevo sistema gregoriano, que toma su nombre del papa Gregorio XIII. Estos diez días fantasmas dieron lugar a paradojas biográficas como la de santa Teresa de Jesús, que murió la noche del 4 al 15 de octubre de 1582, en el paso de un calendario a otro.

En los países protestantes, la reforma no se aplicó hasta 1752. De modo que, como es sabido, Shakespeare y Cervantes murieron el 23 de abril de 1616, aunque en realidad dejaron este mundo con diez días de diferencia, justo el desfase entre los calendarios que funcionaban en sus respectivos países.

Otras curiosidades lingüísticas en la sección De Palabras, escrita por Jesús Marchamalo. Puedes leerla en el número 421 de Muy Interesante. 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

Etiquetas: curiosidadeshistorialenguaje

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar