Nuevas terapias para curar la depresión

Cada paciente deprimido es un mundo. Eso explica por qué menos del 50% de los afectados dan con la terapia apropiada en el primer intento, según Helen Mayberg, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Emory (EE. UU.), que propone usar imágenes del cerebro mediante tomografía (PET) para elegir con más precisión el tratamiento.

 

En opinión del psiquiatra de la Universidad de Granada Francisco Torres, para poder desarrollar nuevos fármacos que releven al Prozac o el Celexa, hay que descifrar las claves neurobioquímicas de la enfermedad.

 

Entre los posibles medicamentos del futuro destacan compuestos como P7C3, que en los primeros ensayos de laboratorio ha logrado activar el proceso de neurogénesis de la grelina u hormona del hambre, que funciona como un antidepresivo natural. 

 

Más allá de la farmacología, en Dinamarca han desarrollado un casco que envía suaves impulsos electromagnéticos a los tejidos del cerebro y que, en los ensayos, ha hecho desaparecer los síntomas en dos de cada tres pacientes que lo probaron. La clave, dicen los investigadores, es que el nuevo dispositivo ataca a ciertas células de la sangre que no funcionan bien en la región cerebral.

 

Por su parte, la estimulación magnética transcraneal (TMS, Transcranial Magnetic Stimulation), induce de manera segura y no invasiva una corriente en el cerebro que modula la actividad de las neuronas y ayuda a combatir la depresión. Está aprobado en Estados Unidos desde 2006.

 

Lo que aún no está del todo claro de esta técnica es qué región del cerebro se debe estimular para recuperar la salud mental, ya que mientras unos científicos apuntan hacia la corteza prefrontal, clave en la toma de decisiones y las emociones, otros defienden la estimulación del núcleo accumbens, centro de la recompensa y la motivación.

 


Recientemente se está empezando a aplicar en casos graves y crónicos la estimulación cerebral profunda (DBS), una técnica por la que se implantan dos electrodos en el cerebro y que se emplea desde hace años para tratar el párkinson. Según Daamian Denys, investigador de la Universidad de Amsterdam, elimina los síntomas de la depresión o el trastorno obsesivo–compulsivo en cuestión de minutos o días.

 

Más información sobre el tema en el reportaje Tormenta emocional, en el número 398 de MUY INTERESANTE, escrito por Elena Sanz.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 


Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: depresiónsalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar