Nuestra fiel coraza planetaria

El campo magnético de la Tierra, que evita que el viento solar y los dañinos rayos cósmicos alcancen la superficie, permitió el desarrollo de la vida.

En el espacio, las partículas subatómicas cargadas que integran los omnipresentes rayos cósmicos constituyen una amenaza para cualquier ser vivo. En la Tierra, estamos a salvo gracias al campo magnético que la rodea. De hecho, muchos astrónomos sostienen que sin su protección la aparición de la vida hubiera sido imposible.

Ahora, un estudio impulsado por unos investigadores del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, en EE. UU., y la Universidad Federal de Río Grande del Norte en Brasil parece apoyar esta idea. Para determinarlo, se han fijado en Kappa Cetti, una estrella parecida al Sol situada a treinta años luz.

Esta tiene entre cuatrocientos y seiscientos millones de años de antigüedad, más o menos la edad que tenía la Tierra cuando la vida surgió en ella. No obstante, emite un chorro de partículas cincuenta veces mayor que el del astro rey.

Tal bombardeo podría arrasar la atmósfera de cualquier mundo en la zona habitable del sistema que no contara con un paraguas magnético. Pues bien, los modelos de estos científicos sugieren que incluso el de la joven Tierra habría garantizado el desarrollo de los primeros organismos.

Imagen: Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian

 

No te pierdas esta y otras noticias en la sección Prisma del número 420 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

Etiquetas: Tierraastronomíaestrellas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar