No te arrimes a un sociopsicópata

 

adicto-trabajoLa experta en comunicación Lillian Glass afirma que es la variante más peligrosa de hombres tóxicos. Son personas muy trastornadas que pueden hacer mucho daño e incluso amenazar la vida de sus víctimas. Nunca asumen ninguna responsabilidad. Son incapaces de disculparse y de decir "lo siento". "Se aprovechan de los demás utilizando el encanto, el engaño, la violencia y otros métodos que les permitan conseguir todo lo que quieren", señala Glass.

La primera vez que te pones en contacto con un sociopsicópata te provocará una impresión inmejorable, porque te dirá todo lo que quieres oír. Normalmente hacen muchas preguntas a sus víctimas. Su objetivo es averiguar rápidamente las emociones de las personas a las que van a torturar.
Tienen en común con el arrogante una alta autoestima. Utilizan mucho la palabra "yo", consecuencia lógica de la altísima opinión que tienen de sí mismos. Son mentirosos y te engañarán para conseguir lo que quieren. No les preocupan tus sentimientos ni tus derechos. Nunca siente remordimientos y no saben los que es la empatía. Suelen comportarse como parásitos. Son impulsivos e irresponsables. Tienden a vivir el aquí y ahora, sin preocuparles que esa actitud pueda tener consecuencias en el futuro.

 

Otras personalidades en el artículo El arte de tratar con gente tóxica, firmado por Roger Corcho, en el número 376 de Muy Interesante.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

Etiquetas: psicologíasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar