Mitos y verdades del running

El running, lo que siempre hemos conocido como “salir a correr”, es el deporte popular al que más aficionados se suman últimamente. Y es que para practicarlo bastan dos piernas en buen funcionamiento y una meta.

 

Es más, es un hábito que aporta interesantes beneficios para la salud. Por ejemplo, según revela un estudio de la Universidad de Carolina del Sur, en EE. UU., aumenta el número de mitocondrias en las neuronas, por lo que reduce el cansancio mental.

 

Además, cuando corremos mejoramos nuestro estado de ánimo. Otra investigación, esta vez de la Universidad de Yale, ha demostrado que el gen que codifica la VGF, una molécula con efecto antidepresivo, muestra una actividad muy elevada cuando se corre.

 

Por si fuera poco, el Consorcio de Cohortes del Instituto Nacional del Cáncer, en EE. UU., ha mostrado recientemente que las personas que realizan algún ejercicio físico de forma moderada, como el running, prolongan su esperanza de vida entre tres y cuatro años.

 


Eso sí, en torno a esta práctica también han surgido algunos falsos mitos. Probablemente, el más extendido es que abre el apetito. Por el contrario, diversos ensayos científicos revelan que cuando corremos aumenta nuestra sensibilidad a la leptina, una hormona que indica a nuestro cerebro que nos encontramos saciados y no necesitamos comer.

 

Más información sobre el tema en el artículo Running: así pone a punto tu salud, en el número 399 de Muy Interesante, escrito por Elena Sanz.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 


Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: salud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar