Los próximos objetivos de los ciberdelincuentes

Se teme que los hackers incluso puedan acceder a marcapasos y otros dispositivos médicos implantables.

Un estudio de la compañía de consultoría Juniper Research, en el Reino Unido, estima que el cibercrimen acarreará pérdidas de ¡un billón de euros! en 2019. “Las inversiones mundiales en seguridad informática apenas superan los 72.000 millones de dólares, cuando los delincuentes se llevan hasta diez veces esa cantidad”, advierte Alberto Hernández Moreno, director de Operaciones del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), en León.

El panorama actual ya es amplísimo: correos electrónicos con virus troyanos para destruir tus datos; falsas puertas a la web del banco para vaciar tus cuentas corrientes; robo de identidad para usarte como tapadera y cometer otros delitos... Y, por supuesto, las distintas estafas en vigor, desde la clásica de pagar por algo y no recibirlo hasta los timos de corte romántico –hacer caso de una novia inexistente y atractiva que desea casarse contigo y te pide dinero por adelantado para el viaje desde Rusia–, pasando por las farmacias online que venden medicamentos falsificados que pueden llegar a matarte. Sin olvidar los casos de acoso escolar y chantaje a los adolescentes que cuelgan fotos y vídeos comprometedores de contenido sexual.

En la serie Homeland, el terrorista Abu Nazir intenta matar al vicepresidente de Estados Unidos vía internet, manipulando su marcapasos.

Un campo especialmente delicado es el de la salud. Los dispositivos médicos implantables (DMI) con wifi empiezan a ser cosa común. Tenemos bombas para insulina, neuroestimuladores, implantes cocleares o desfibriladores conectados que permiten a los médicos monitorizar a sus pacientes en tiempo real. Esto ahorra costes, visitas innecesarias y salva vidas ante una emergencia inesperada. Sin embargo, los DMI online son vulnerables. Investigadores de las universidades de Massachusetts y Washington lo han comprobado en ensayos, y el conocido hacker Barnaby Jack logró en 2012 manipular con su portátil un desfibrilador implantable a quince metros de distancia para que soltase una descarga eléctrica capaz de matar una persona.

¿Se han producido ya este tipo de crímenes? Aún no. Pero como suele suceder, la ficción anticipa lo que podría ser real dentro de poco. En la serie Homeland, el terrorista Abu Nazir intenta matar al vicepresidente de Estados Unidos vía internet, manipulando su marcapasos. No es casualidad que los médicos que atienden a Dick Cheney, el anterior vicepresidente norteamericano, decidieran eliminar el wifi de su propio dispositivo.

 

Más información sobre este tema en el reportaje Delitos del futuro, escrito por Luis Miguel Ariza. Puedes leerlo en el número 421 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

Etiquetas: internetsaludtecnologíawi-fi

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar