Los otros aceleradores de partículas

cern-neutrinos

 

Un haz de partículas subatómicas producidas en un acelerador es una herramienta muy eficaz. Cuando se dispara con la intensidad requerida en cada caso, puede servir para múltiples usos: desde reducir un tumor hasta generar energía limpia, ayudar a la policía a localizar un paquete bomba, depurar el agua para hacerla potable, descifrar la estructura de una proteína, diseñar un medicamento a la carta, diagnosticar una enfermedad, eliminar residuos nucleares, detectar una falsificación arqueológica, envasar carne para un supermercado o descubrir los secretos del universo.

El acelerador de partículas más potente es el LHC o Gran Colisonador de Hadrones del CERN, situado en Ginebra y dedicado a estudiar la estructura fundamental de la materia y del cosmos. Pero en el mundo hay muchos más. Entre ellos están el Acelerador lineal de Stanford, el Acelerador Relativista de iones pesados situado en Brookhaven, el Tevatrón de Illinois, la Fuente de Luz Sincrotón o el Colisionador Lineal Internacional el cual está previsto qeu se construya en esta misma década y que todavía no tiene un emplazamiento definitivo. Eso sí, se sabe qeu tendrá más de 30 kilómetros de longitud y colisionará electrones con positrones en vez de con protones.

 

Más información sobre el tema en el artículo Partículas a toda pastilla, en el número 377 de MUY INTERESANTE, escrito por Ángela Posada-Swafford.

 

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar