Los negacionistas del cambio climático se apoyan en el “punto frío” de Groenlandia

Informaciones contradictorias circulan sobre el clima en el océano Ártico.

El periodista Javier Rico apunta que aunque algunas mediciones han detectado un posible repunte del frío en Groenlandia (que aprovechan los negacionistas para negar el calentamiento global), las imágenes de satélite no dejan lugar a duda y muestran una reducción evidente de la banquisa y los glaciares en los últimos años.

 

Un punto frío en groenlandia 

Satélites de la Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) estadounidense detectaron el pasado verano una anomalía al sur de Groenlandia que llamaron gran punto frío. En primavera, investigadores del Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California, que durante años han confirmado la disminución del hielo ártico y su repercusión sobre el clima, dudaban de que este deshielo fuera irreversible.

 

Previamente, en 2011, un equipo de expertos daneses había cuestionado también la teoría del no retorno en el calentamiento, pues hallaron pruebas de que los niveles de la banquisa en el Océano Glacial Ártico eran un 50 % más bajos hace 5.000 años. Ninguna de estas investigaciones cuestiona por completo la existencia del cambio climático, pero sirven a los negacionistas para justificar sus posturas y vincularlas a las temperaturas inusualmente frías del pasado verano en el norte de Europa, que en Irlanda bajaron a niveles desconocidos desde 1986. Sin embargo los datos de la NOAA pueden incluso dar a entender que va a aumentar el riesgo del cambio climático.

 

En un año en el que se han superado cifras históricas de calor, las imágenes de satélite perciben un enfriamiento notable en una zona del Atlántico norte que puede afectar a la circulación termohalina –transporte de calor y sal– de la corriente del Golfo, esencial para regular el clima y mantener Europa con temperaturas moderadas para su latitud. Su alteración cambiaría el patrón climático de muchas regiones. David Vieites, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, cree que “queda mucho por saber sobre el origen y las consecuencias de ese punto frío”.

 

Lo cierto es que otro estudio de noviembre de 2015 estipula que los últimos glaciares estables de Groenlandia, situados tan al norte que escapaban al impacto del cambio climático, han acelerado su deshielo en la última década.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: cambio climáticoglaciaresnaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar