Llaves electrónicas: una puerta de entrada a los hackers

La electrónica ha sido en los últimos años una de las protagonistas indiscutibles del mundo de los automóviles. Nos ayudan a conducir mejor y de manera más eficiente, a iluminar de manera más adecuada la carretera, controlar todas partes del vehículo, etcétera.
Además de su función de cierre y apertura del vehículo, las modernas llaves electrónicas se comunican mediante señales de radio con una unidad de control para arrancar el motor. Si las perdemos, el mismo sistema informático programará unas nuevas. En el caso de BMW, el proceso solo está permitido a profesionales oficiales y suele llevar alrededor de cuarenta minutos. Pero alguien ha conseguido simplificarlo: en internet pueden adquirirse llaves vírgenes y un dispositivo que acorta la operación a menos de tres minutos, aunque sigue siendo necesario el acceso físico al ordenador del coche. También las llaves fabricadas por la empresa Texas Instruments, presentes en millones de Ford, Toyota y Nissan, han sido ya crackeadas.

Más información sobre el pirateo informático de los coches en el reportaje ¡Hackers al volante!, escrito por Jorge Rey, en el número 382 de MUY INTERESANTE.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: innovación

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar