Las ‘prebeliebers’ surgieron en el siglo XIX

Las fans del compositor austrohúngaro Franz Liszt le lanzaban piezas de ropa y se peleaban por conseguir mechones de su pelo.

También te puede interesar: Escuchar heavy metal extremo es saludable para los fans

¿Por qué cíclicamente algún cantante o grupo musical provoca la histeria de millones de fans? No es solo por el marketing de la industria musical, ya que antes de Justin Bieber y sus seguidoras –las incondicionales beliebers–, otras jóvenes se estremecieron con los Rolling Stones, los Beatles o Elvis Presley.

El fenómeno empezó en el siglo XIX, con el compositor austrohúngaro Franz Liszt (1811-1886), que hacía perder la compostura a las señoritas de la alta sociedad que asistían a sus conciertos de piano y que le lanzaban piezas de ropa y se peleaban por llevarse mechones de su cabello.

Todo indica que otras cuestiones más profundas motivan el fanatismo musical. Hoy existen estudios, como los del doctor Daniel Levitin, de la Universidad McGill de Montreal, que vinculan la descarga de dopamina (el neurotransmisor de la satisfacción) con la audición de música que nos resulta placentera. La reiteración de una melodía familiar es premiada por nuestro cerebro con dosis de esta sustancia.

Otras investigaciones de Levitin muestran que los gustos musicales adquiridos en la adolescencia se incorporan a los circuitos internos del cerebro, manteniéndose en la edad adulta, lo que explicaría el gusto de los mayores por la música de su juventud. Así, la neuroquímica permitiría explicar por qué nos emociona una determinada canción o intérprete.

Pero para convertirse en fan entran en juego otros aspectos más antropológicos y sociológicos. Los expertos en estas materias creen que el particular arraigo del fenómeno fan en chicas adolescentes tiene que ver con el despertar de estas a los sentimientos amorosos y a la sexualidad. El cantante se convierte en alguien en quien proyectar sus aspiraciones románticas sin riesgos, a distancia, evitando los potenciales sinsabores de una relación real.

Más información sobre el tema en el reportaje “En la mente del fanático, la neurociencia de las pasiones extremas”, escrito por Jose Ángel Martos. Puedes leerlo en el número 420 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: culturamúsicapsicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar