Las desventajas de ser pelota

La adulación hipócrita parece formar parte de la vida laboral, pues se piensa que los jefes son narcisistas a los que hay que alimentar el ego si se pretende medrar.

 

El fariseísmo con los superiores es una de las formas de engaño social que más se perdonan, porque creemos que es casi obligatorio para ascender en la profesión.


Sin embargo, la cosa no está tan clara. Una investigación de los psicólogos estadounidenses Timothy Judge, Beth Livingston y Charlice Hurst, publicada en el Journal of Personality and Social Psychology, demostraba que los empleados más insoportables y antipáticos con sus jefes y compañeros ganaban hasta un 18% más que sus colegas simpáticos y lisonjeros.

 

La razón, según los citados investigadores, es que los más antisociales son percibidos como mejores trabajadores, y además infunden temor debido a su tremenda sinceridad.

 

Por el contrario, nadie tiene miedo a los hipócritas aduladores y por tanto no se considera necesario tenerles contentos. Incluso en películas infantiles como Mulan, el consejero Chi Fu es despojado de su cargo por lisonjear en exceso al Emperador.

 

Más información sobre el tema en el reportaje ¡Qué hipócrita eres!, en el número 400 de Muy Interesante, escrito por Luis Muiño

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 


Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: trabajo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar