La web se inventó en el Renacimiento

La Wikipedia, la piratería intelectual o los hackers, cosas que relacionamos con internet y el intercambio rápido de información, ya existían en el Renacimiento.

 

La aparición de la imprenta y la revolución científica propiciaron que algunos impresores tostasen libros sin pagar derechos. Había espías que rompían secretos industriales para venderlos a otros países. El creciente acceso a la cultura levantó protestas por el exceso de publicaciones. ¿A que suena familiar?

 

Y es que el Renacimiento fue la época en que se vivió, al menos en Europa, el mayor impacto de nuevos conocimientos de la historia. Más que hoy, pues el continente americano había vivido aislado de Eurasia y África y en este lado del mundo se desconocían las especies animales o vegetales endémicas del Nuevo. Estos son dos ejemplos precursores de los fenómenos que hoy vivimos en nuestra era digital.


Lutero, el primer tuitero
En 1517 el fraile agustino alemán Martín Lutero colgó –literalmente– de la puerta de la iglesia de Wittenberg unos papeles que exponían sus 95 tesis contra el tráfico de indulgencias. Y es que las entradas de los templos servían como tablones de anuncios, a modo de red de microblogging.

 

Cada una de las tesis, todas escritas el latín vulgar, contiene menos de 140 caracteres, el tamaño de un tuit. Después se imprimieron y tuvieron un gran impacto, pues provocaron la escisión de la Iglesia y el nacimiento de la reforma protestante.

 

Falsificaciones, apócrifos y ‘fakes
No todo lo que se imprimía en la Europa renacentista era auténtico. Algunos de los textos antiguos que se publicaron, como la Historia de la destrucción de Troya escrita por Dares Frigio, crearon dudas entre los expertos y así surgió un escepticismo general sobre las obras de los clásicos griegos o los primeros autores cristianos.

 

Un caso célebre fue el del Quijote de Avellaneda (1614), la falsa segunda parte de la obra cervantina. Hoy circulan muchos fakes por la Red, como la foto trucada de la agonía de Hugo Chávez, que El País publicó pensando que era auténtica.

 

Más información sobre el tema en el artículo La web del Renacimiento, en el número 395 de Muy Interesante, escrito por Carlos Salas.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.


Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: internet

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar