La Vía Láctea abusa de sus vecinas

La Vía Láctea no está sola en su hogar cósmico, el supercúmulo Laniakea. A su alrededor se encuentran diversas galaxias enanas. Algunos investigadores sospechan que las más pequeñas, de forma esferoidal, pueden ser los remanentes de antiguos procesos de formación galáctica.

 

También hay otras más alejadas, de tamaño similar, pero algo deformadas, que no están ligadas gravitacionalmente a la Vía Láctea.

 

La diferencia fundamental entre ambas, tal como expone en un estudio Kristine Spekkens, astrónoma de la Real Escuela Militar de Canadá, es que las más modernas contienen nubes de hidrógeno donde se pueden formar nuevos astros, mientras que las que han estado aquí desde que se originó nuestra galaxia presentan una ausencia total de este gas.

 

Spekkens cree que el responsable de esta esterilización estelar es el halo de plasma que rodea la Vía Láctea, que afecta a la composición de su vecindario.

 

Información aparecida en la sección de Prisma, con toda la actualidad científica, en el número 403 de Muy Interesante.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: astronomíacienciagalaxias

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar