La "querida" como institución

enrique-viiUna de las amantes más famosas de Eduardo VII de Inglaterra, el mujeriego hijo de la reina Victoria, fue Alice Keppel. Cuando Eduardo VII visitaba la casa de Alice, su marido, George Keppel, abandonaba el hogar para facilitar el encuentro de los amantes. Aunque esta actitud puede resultar chocante, lo cierto es que las relaciones extramatrimoniales eran bastante comunes en los círculos más distinguidos de la sociedad londinense.

De hecho, la esposa del rey, Alejandra de Dinamarca, aceptó que la Keppel visitara a Eduardo en su lecho de muerte. Alice tuvo una hija con el rey, Sonia, que fue abuela de Camilla Parker Bowles. Cuando ésta conoció al príncipe heredero Carlos, quien finalmente sería su marido tras años de amores clandestinos, de las primeras cosas que le dijo, fue: ¿Sabías que mi bisabuela fue amante de tu bisabuelo? Parece que estaban predestinados.

 

Más historias sobre amantes en el artículo Cortesanas y concubinas, escrito por José Antonio Martos en el número Grandes Amores de la Historia, número 40 de Muy Historia.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.esEsta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla o descárgatelo en tu tableta a través de las aplicaciones de Zinio o Kioscoymás.

Etiquetas: historia

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar