La CIA: un largo historial de patinazos

En los cincuenta, la CIA recibió críticas por su inutilidad para infiltrarse en suelo soviético, por no prever que la URSS ya contaba con la bomba atómica y por no poder evitar la guerra de Corea. En los sesenta, no descubrió que Cuba acumulaba misiles nucleares hasta después de que estuvieran diseminados por la isla. En los setenta y ochenta, armó a los iraníes y a los talibanes con miles de toneladas de armamento, sin pensar que más tarde serían sus mayores enemigos.
Y la lista de fracasos prosigue. En 1993, los malos informes proporcionados por la CIA provocaron la muerte a 19 marines y heridas a otros 73 en la batalla de Mogadiscio, en Somalia. Un año después, el nulo entendimiento con el entonces presidente Bill Clinton llevó a la muerte de medio millón de personas en Ruanda. “Nadie se preocupó de la gravedad de la situación hasta que las cosas estuvieron fuera de control. No había imágenes ni demasiada información”, llegó a afirmar el entonces miembro del Consejo de Seguridad Nacional de Clinton, Morton Halperin. Y qué decir de la guerra de Yugoslavia. Hoy sabemos que la CIA solo se enteró de las matanzas que se estaban perpetrando en Srebrenica tres semanas después de que ocurriesen, y gracias a la prensa. Aunque si hay un fracaso que hoy nos siga dejando perplejos, es su incapacidad de adelantarse al ataque terrorista perpetrado en Nueva York el 11 de septiembre de 2001.


Más información sobre el tema en el artículo CIA: la agencia está en crisis, en el número 382 de MUY INTERESANTE, escrito por Janire Rámila.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: inteligencia

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar