La angustiosa parálisis del sueño

Gracias a nuevas tecnologías de exploración médica, la neurociencia ha detectado los fallos cerebrales que producen los considerados fenómenos extraños, como la parálisis del sueño

Es posible que alguna vez, nada más despertarte, hayas tenido la angustiosa sensación de que tu cuerpo estaba paralizado, que no podías mover los labios para gritar y pedir ayuda, o que había alguien más en la habitación y que te tocaba. No eres el único: una de cada cinco personas experimenta parálisis del sueño al menos una vez en la vida. Se trata de un tipo de alucinación hipnopómpica, o sea, que sucede en el tránsito del sueño a la vigilia. Y, por supuesto, no la causan fuerzas sobrenaturales ni extraterrestres. Es una experiencia que puede ser aterradora pero que tiene una sólida base neurocientífica

En esencia se debe a una interrupción del sueño REM (movimiento ocular rápido), fase onírica en la que el organismo sufre una atonía muscular que nos mantiene quietos mientras dormimos y evita que nos hagamos daño sin desearlo movidos por las historias que soñamos. Lo malo es que este mecanismo de seguridad resulta muy desagradable si se mantiene activo al despertarnos.

La neurofisiología del sueño REM explica todas las sensaciones y visiones que acompañan a la parálisis, según aclaraban Allan Cheynes y sus colegas de la Universidad de Waterloo, en Canadá, en la revista Consciousness and Cognition hace ya más de una década. La sensación de una presencia extraña, que puede llegar a verse o escucharse, se justificaría, según ellos, por el estado hiperactivo y alerta del cerebro medio propio de esta fase del sueño

Por su parte, la opresión en el pecho y las dificultades para respirar que describen muchos de quienes lo han vivido se atribuyen a una hiperpolarización de las motoneuronas que perciben la respiración. Y en los casos en que se tiene la sensación de flotar o levitar se debe a conflictos entre activación endógena y exógena relacionada con la orientación del cuerpo, la posición y el movimiento, de acuerdo con los citados investigadores.

Curiosamente, este estado se produce con más frecuencia cuando dormimos boca arriba que en cualquier otra postura. Dormir poco y estar sometido a un continuado estrés también favorece la posibilidad de despertarse paralizado.

Más información en el dossier Experiencias paranormales desmontadas por la ciencia, escrito por Elena Sanz. Puedes leerlo en el número 418 de Muy Interesante.  

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones. 

Etiquetas: cerebrocuerpo humanoneurociencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar