JFK: Caso abierto

Todo huele a conspiración en el magnicidio de Kennedy; comenzando por la chapuza evidente de la detención de Lee Harvey Oswald, un completo donnadie que dos días después es muerto por un disparo de Jack Ruby, elemento del hampa nocturna. Semejante montaje se caía por sí solo, y se tuvo que ceder al peso de la opinión pública y crear la famosa comisión Warren, que finalmente dictaminaría que el magnicidio había sido el resultado de una conspiración de diversos sectores de poder de EE. UU.

Vale: la palabra ahí quedó, pero ¿conspiración exactamente por qué y por quién? Tales respuestas no las tenemos ni tendremos; y los lamentos que se queden para otros casos: al menos en este se admitió la existencia del tejemaneje.

Más información sobre el tema en el artículo Bajo la sombra de la conspiración, escrito por Miguel Mañueco. Aparece en el último monográfico de Muy Historia, dedicado a los magnicidios y crímenes políticos de todos los tiempos.

Etiquetas: historia

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar