¿Seguimos hablando griego?

persuadirQue la lengua griega empapa todavía nuestra vida cotidiana podemos comprobarlo con un simple ejercicio. En el texto que figura a continuación, hallaremos escritos en cursiva los términos de procedencia helénica. Pongamos que se trata de un día festivo:

"Se levanta usted, abre automáticamente el grifo de la ducha, calienta el desayuno en el micro, enciende la tele para ver las noticias, se calza las nike, sube en el auto, se pone música y conduce hasta la iglesia, o tal vez la sinagoga, antes de pasarse por el hiper. Por la tarde, como se siente un poco apático, empieza a escuchar una sinfonía, pero las sirenas de la policía le interrumpen varias veces y al final decide irse al cine, o mejor a ver una comedia de la que ha leído buenas críticas. Toma el metro para llegar al teatro, que está en el centro de la ciudad. La obra le gusta; los personajes resultan simpáticos y la puesta en escena es adecuada. De regreso a casa en el taxi se siente algo revuelto, así que se toma una tisana antes de abandonarse a los brazos de Morfeo. Al final, no ha sido un mal programa".

Más información sobre el tema en el artículo El legado que sigue vivo, escrito por Alberto Porlan. Aparece en el último monográfico de Muy Historia, dedicado al esplendor de Grecia.

 

Etiquetas: lenguaje

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar