¿Por qué cometemos los lapsus línguae?

acentoLa teoría que primero se pone sobre la mesa cuando se habla de tropezones lingüísticos es la de Sigmund Freud, que defendía que son aportaciones del inconsciente. Cuando cometemos este tipo de errores, según el psicoanálisis, es porque nos topamos de repente con esa parte oculta de nuestros deseos y tendencias. En su libro Psicopatología de la vida cotidiana, explica estas equivocaciones como el afloramiento involuntario de una palabra inhibida -por lo general, de alto contenido erótico- que desfigura el lenguaje políticamente correcto que la persona quiere utilizar. Un ejemplo clásico empleado por el mismo autor es el de aquel paciente que, estresado por sus problemas económicos, intentó negarse a seguir tomando medicamentos con la frase: "Por favor, no me dé más recibos, porque no puedo tragarlos".
Para el psiquiatra vienés, los lapsus son buenas herramientas para adentrarnos en la zona inconsciente. Por eso, los consideraba fenómenos serios, no simples contingencias casuales. Incluso llegó a hacer una clasificación de los más significativos. Por una parte, están los deslices verbales, en los que nos sorprendemos manifestando lo contrario de lo que íbamos a decir. Freud los ejemplifica con la anécdota de un presidente de la Cámara de Diputados que pronunció sin inmutarse la siguiente frase: "Compruebo la presencia en el recinto de un número suficiente de señores diputados, y por tanto declaro cerrada la sesión". De acuerdo con su interpretación, de forma subconsciente, el político no quería abrir el debate, sino darlo por terminado.
A continuación, estarían los deslices en la lectura. Podemos ver torta donde pone corta cuando leemos un e-mail de un compañero que habla de un jefe al que no tenemos mucho cariño. También se pueden producir deslices auditivos, es decir, escuchar algo que realmente el interlocutor no ha dicho y nos pone en estado de alerta. Por último, están los deslices en la escritura, cuando somos nosotros los que escribimos ese correo cometiendo un error en el que se manifiestan sentimientos que hubiéramos preferido dejar ocultos.

 

Más información sobre el tema en el artículo Por la boca muere el pez, escrito por Luis Muiño, en el número 377 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

Etiquetas: ciencialenguaje

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar