¿Está el Sol cabreado?

Tendemos a ver nuestra estrella como un objeto plácido y dador de vida. No obstante, en él se producen casi constantemente erupciones y estallidos de distinta magnitud. Una decena de importantes observatorios espaciales estudian el imprevisible comportamiento del astro rey, que en estos meses alcanza el punto de máxima actividad de los últimos once años.

 

A lo largo de la próxima década, otras cinco misiones tendrán como objetivo el Sol. Nunca antes se habían destinado tantos recursos a entender su funcionamiento. Y es que nunca antes nuestra sociedad había dependido tanto de él. No en vano, en determinadas circunstancias, algunos de los fenómenos que origina pueden provocar tormentas geomagnéticas en la Tierra, capaces de dañar los equipos electrónicos y las instalaciones eléctricas que sustentan nuestra civilización. La más potente registrada hasta la fecha se conoce como fulguración de Carrington, y ocurrió en 1859. En aquella ocasión, la tormenta solar fue de tal intensidad que se podían ver las auroras boreales incluso desde Florida, y los cables del telégrafo sufrieron cortocircuitos que causaron numerosos incendios.

Más información sobre el tema en el dossier sobre el Sol que puedes leer en el número 390 de MUY INTERESANTE, escrito por Ángela Posada-Swafford.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.
Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: ciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar