¿Es el cine porno un arte?

Actualmente, cuando se habla de pornografía, uno tiende a asociarla inmediatamente al cine. Desde los primeros daguerrotipos hasta el nacimiento de la fotografía, la fidelidad de lo representado fue un buen argumento para relacionarla con la sexualidad.

 

Pero faltaba algo: el movimiento. Fue en 1895, con la invención de los hermanos Lumière, cuando los espectadores empezaron a ver las imágenes desplazándose en el tiempo. Y solo un año después, una producción francesa –no podía ser de otra manera– de siete minutos y de la que solo se conservan dos copias, mostraba el desnudo previo a tomar un baño.

 

Como curiosidad, la considerada como primera película española, Salida de misa de doce del Pilar de Zaragoza, data también de 1896, aunque la temática era un poco distinta...


A partir de ahí hasta las películas de los noventa dirigidas por Andrew Blake, pasando por la celebérrima Garganta profunda de 1972, el cine porno crea su historia. Aún son hoy, sin embargo, muchos los que ponen en cuestión que sea en realidad arte cinematográfico, pues le falta algo esencial: la simulación.

 

En las películas X, las cosas no se representan, se presentan, y los actores son más bien actuantes, pues ejercen realmente las acciones que muestran. Simular un orgasmo femenino es algo frecuente en todos los hogares y eso no convierte a la mujer en actriz.

 

La única falta de realidad es su exceso de realidad: lo que contemplamos en un filme de estas características no se ve en una interacción real. Es ahí donde el público –porque el verdadero actor, sino el único, es el espectador– debe dejarse engañar.

 

Más información sobre el tema en el artículo De dónde viene el porno, en el número 395 de Muy Interesante, escrito por Valérie Tasso.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.


Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: sexualidad

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar