¿Eres meteorosensible?

El 30 % de la población es meteorosensible, y es que la luz y los cambios del clima influyen en nuestro organismo más de lo que pensamos.

También te puede interesar: Así afecta el cambio climático a la salud

"Le ha dado una ventolera”. Esta y otras expresiones evidencian la creencia de que el tiempo nos afecta. Y así es. La bioclimatología y la biometeorología aportan estudios de climatólogos, meteorólogos, biólogos y médicos que demuestran esa sensibilidad, cuando no dependencia, del tiempo atmosférico. Javier Martín-Vide, catedrático de Geografía Física de la Universidad de Barcelona y coordinador del Grupo de Expertos de Cambio Climático de Cataluña apunta que las evidencias se acumulan: "Está probado que hay personas con una fuerte susceptibilidad al tiempo. Se ha demostrado la relación entre el viento seco y cálido con las cefaleas, los estados de excitación y el nerviosismo; las caídas de presión atmosférica y el paso de frentes fríos con una mayor incidencia de problemas coronarios; o los episodios de alta contaminación atmosférica y los ingresos por causas respiratorias".

Jesús de la Gándara, jefe de Psiquiatría del Hospital Universitario de Burgos, le pone cifras: "Entre el 20 % y el 30 % de la población es meteorosensible. Cuando tratamos una posible depresión siempre preguntamos a la persona si siente algún tipo de patrón estacional". Uno de los factores que más inciden en la salud es la escasez de horas de luz. En 1984, el psiquiatra Norman Rosenthal utilizó por primera vez el término trastorno afectivo estacional (TAE) para describir una depresión influida por las estaciones del año, normalmente el invierno. Cambios de estado de ánimo, migrañas intensas, irritabilidad y alteraciones del sueño, del apetito o del deseo sexual son algunos de sus síntomas. Cuanto más cerca se está de los polos, donde los días son muy cortos, se nota mucho más. El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5, por sus siglas en inglés), la obra de referencia entre los profesionales de la salud mental, incluye el TAE como un patrón clínico demostrado en algunas personas depresivas.

Tenemos un problema y hay que buscar soluciones. "Hace un siglo se trataba de forma poco profesional, como mucho se recomendaba a los afectados viajar a zonas más soleadas. Ahora hay muchas investigaciones, y sabemos que los cambios climáticos afectan a nuestros mecanismos neuroquímicos", señala el doctor De la Gándara, que utiliza el término climoterapia antidepresiva para referirse a la respuesta que ha dado la medicina a este fenómeno. En 1989 desarrolló junto con su equipo la primera unidad de luminoterapia en España: "Utilizamos lámparas que emiten una luz que remeda la solar en una habitación, una idea que más tarde se ha utilizado en otros centros públicos y privados". Aquellas lámparas ahora forman parte del mobiliario del despacho de este especialista. "Yo soy el primer afectado, todos lo somos, solo que algunos lo perciben y sufren más". Para estos últimos lanza un mensaje esperanzador: "Hay expertos que pueden asesorarles y métodos sencillos con riesgos mínimos al alcance de todos. Sistemas como la luminoterapia, los desplazamientos a lugares con más luz y determinados fármacos son seguros y eficaces".

Cómo afrontar los efectos del clima y el tiempo en la salud constituye un reto que se multiplica si entra en el escenario un fenómeno tan impactante como el cambio climático. De lo que no hay duda es de que el termómetro se ha vuelto loco. "Sí, rotundamente hace más calor que antes". Así de claro se manifiesta José Miguel Viñas, meteorólogo y consultor de la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Según datos de esta institución, principal autoridad científica en cuestiones de clima, las temperaturas medias en el mundo siguen rompiendo marcas y 2016 va camino de ser el año más caliente desde que se tienen registros (1880).

Más información en el Dossier Clima y salud: ¿Eres meteorosensible?, escrito por Álex Fernández Muerza. Puedes leerlo en el número 9 de Muy Saludable.

Si quieres conseguir este ejemplar, puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más. Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: cambio climáticoclimaluzsalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar