El último refugio del gelada, el león de los primates

Entre los riscos que cortan como un cuchillo el Parque Nacional de Simien, en Etiopía, se encuentra el último reducto del gelada, uno de nuestros parientes melenudos más enigmáticos, cuya apariencia recuerda inmediatamente la de un pequeño león.

 

De hecho, la espesa melena es la seña de identidad de los machos de Theropithecus gelada, unos cercopitecos o monos del Viejo Mundo que pueden alcanzar los 20 kilos de peso.

 

Estos animales suelen vivir en grupos reducidos formados por entre uno y cuatro machos, una docena de hembras y sus crías, aunque a veces organizan pandillas integradas por centenares de individuos para alimentarse. Su capacidad para desarrollar habilidades sociales no es lo único que comparten con los humanos.

 

Los sonidos que emiten cuando se comunican, roncan o gimen son sorprendentemente parecidos a nuestras vocalizaciones. Además, poseen pulgares oponibles, lo que les permite manipular las hierbas de las que se nutren.

 

Aunque su supervivencia no se encuentra amenazada por el momento, sus poblaciones se hallan en declive. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, apenas sobreviven 200.000 ejemplares.

 

Más información sobre este tema en el artículo El león de los primates. Puedes leerlo en el número 407 de MUY INTERESANTE.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

 

Etiquetas: animalesnaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar