El terrorífico trauma de nuestros antepasados

En la prehistoria, nuestros ancestros se enfrentaron a dos épocas bien diferenciadas. En la primera, fueron víctimas potenciales de los grandes depredadores.

 

En la segunda, pasaron a ocupar un lugar entre esos depredadores que los habían aterrorizado durante tanto tiempo. “Ese gran paso constituyó sin duda el mayor progreso de la evolución humana”, asegura la bióloga Barbara Ehrenreich, autora de Ritos de sangre, un libro en el que describe la obsesión del ser humano con la violencia y las ceremonias cruentas.

 


En opinión de esta investigadora estadounidense, el trauma original de nuestros ancestros fue el de ser cazados y devorados por otros animales. “Es quizá aquí donde haya que buscar el origen de la costumbre humana de sacralizar la violencia”.

 

Muchos rituales orientados a desviar el mal, las enfermedades o los espíritus que traían las desgracias también se celebraban para tratar de ahuyentar a los depredadores de carne y hueso que acecharon a nuestros antepasados.

 

Más información sobre la dimensión ritual del ser humano en el artículo Que empiece el espectáculo, en el número 396 de Muy Interesante, escrito por Fernando Cohnen.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: prehistoria

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar