El Renacimiento del imperio Chino

Cuatro siglos antes que en Europa, una gran eclosión cultural, social, política y económica situó al Imperio Celeste muy por delante del resto del mundo.

 

Una China liberada hacía siglos de las rémoras feudales que avanzaba sin cesar de la mano de las reformas de la dinastía Song, que estableció su capital en Kaifeng, 600 km al sur de Pekín.

 

Hospitales, escuelas y graneros de levantaban por todo el territorio, con una remarcable atención a los más necesitados, política en la que algunos quieren ver el germen de la revolución maoísta siglos después.

 

Avances culturales y económicos que convirtieron a Kaifeng en una de las urbes más grandiosas y fascinantes del planeta. Y una innovación sin precedentes: por primera vez se estableció una oposición abierta a cualquiera para acceder a los puestos de poder.

 

Más información sobre el tema en el artículo El Renacimiento chino, escrito por Roberto Piorno. Aparece en el número 56 de Muy Historia, dedicado a l mundo en el año 1000.

Etiquetas: historia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar