El reloj inteligente que no llegó a su hora

Todos los analistas apuntan a 2015 como el año en el que despegarán los smartwatches. Los primeros modelos de la plataforma Android Wear llevan meses en el mercado, y Apple ya ha presentado a bombo y platillo su Apple Watch.

 

Según Morgan Stanley, las ventas de este tipo de dispositivos podrían llegar a superar los 60 millones de unidades en todo el mundo durante los próximos doce meses.

 

Para Microsoft es toda una oportunidad perdida. La compañía consiguió, en 2004, convencer a las compañías Fossil, Swatch y Suunto para lanzar SPOT, siglas en inglés de pequeños objetos personales inteligentes.

 

Eran relojes capaces de mostrar pequeñas cantidades de información, como el tiempo, las noticias, las cotizaciones de bolsa o los resultados deportivos. Los datos se recibían a través de una emisión de radio FM disponible en gran parte del territorio norteamericano. Rudimentario, sí, pero un precursor de los actuales modelos.

 

El precio del servicio, casi 60 dólares al año, enfrió su acogida, y en 2008, la empresa de Bill Gates dejó de vender productos SPOT. Hasta el año 2012, sin embargo, los usuarios pudieron mantener sus suscripciones.

 

Otros 9 grandes pinchazos tecnológicos en el artículo de Ángel Jiménez de Luis que puedes leer en el número 407 de MUY INTERESANTE.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

 

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar