El caso de la rana resucitada

Científicos de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, han logrado clonar un embrión de Rheobatrachus silus, una rana que se había extinguido en 1983. La peculiaridad de este pequeño batracio es que se trata del único animal capaz de incubar sus huevos en el estómago y dar a luz por la boca. En el experimento, que fue posible gracias a que en los años 70 se decidió conservar congelado tejido de este anfibio, se empleó la técnica de transferencia nuclear de células somáticas a huevos de una rana de otra especie –Mixophyes fasciolatus–, y, aunque los embriones solo sobrevivieron unos días, el ensayo ha abierto una puerta a la posibilidad de recuperar esta y otras variedades. Mike Archer, responsable de la investigación, dijo que los objetivos del proyecto Lazarus del que forma parte podrían ampliarse pronto a la clonación de otras especies como el dodo y el moa gigante, el tigre de Tasmania e incluso el mamut.

Información aparecida en la sección de Buenas noticias, coordinada por Luis Otero, en el número 384 de MUY INTERESANTE. Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: biodiversidadciencia

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar