¿Dónde se esconde la paranoia en el cerebro?

Hablamos de un trastorno psíquico que induce una desconfianza continua hacia el mundo y que lleva al afectado a verse cada vez más abrumado por el efecto de las creencias anormales, tengan o no que ver con sus temores.

 

En su libro La paranoia, el psiquiatra Enrique González Duro indica que “el pensamiento paranoide es rígido e incorregible: no tiene en cuenta las razones contrarias, solo recoge datos o signos que le confirmen el prejuicio para convertirlo en convicción”.

 

Es un estado delirante que puede manifestarse de formas diversas (ideas persecutorias, síntomas psicosomáticos, celotipia o celos enfermizos…), aunque la idea de fondo siempre es la misma: que algo o alguien te persigue o te ataca.

 

Nancy C. Andreasen, neuropsiquiatra de la Universidad de Iowa, cree que la propensión a padecer paranoia no depende de una sola anomalía, sino de trastornos en varias regiones cerebrales y sus conexiones.

 

En escáneres cerebrales de afectados aparece actividad más baja de lo normal en los lóbulos frontales, funcionamiento anormal en el tálamo (sobre todo cuando se tienen alucinaciones) y atrofia en el tejido cerebral. Por otra parte, algunos estudios la relacionan con complicaciones en el parto, falta de oxígeno o el bajo peso del bebé.

 

Más información sobre el tema en el reportaje Vigila tus paranoias, escrito por Luis Muiño. Puedes leerlo en el número 409 de MUY INTERESANTE.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

Etiquetas: cerebroenfermedadessalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar