Discalculia: la ceguera de los números

Usar descaradamente los dedos para resolver una operación sencilla es un acto que se repite en todas las escuelas del mundo. Y es que, para miles de alumnos, una resta puede ser una operación extremadamente difícil; y para las sumas más complicadas, nunca hay suficientes manos...  La cuestión es que muchos niños consideran que las matemáticas resultan complejas o aburridas. No obstante, tras su apreciación puede encontrarse un trastorno conocido como discalculia, que afecta a entre el 3% y el 7% de la población.

Este fenómeno no solo preocupa a pedagogos y psicólogos, sino que también ha captado la atención de los neurocientíficos, interesados en comprender cómo nuestro cerebro procesa la información numérica y las operaciones matemáticas. Cuando observamos dígitos, se activan unos circuitos neuronales de un área del cerebro llamada giro temporal inferior. Las neuronas de los lóbulos frontal y parietal también se ponen en marcha cuando resolvemos problemas. Al determinar las zonas de la masa gris especializadas en el cálculo numérico, los investigadores han podido estudiar mejor las alteraciones específicas del cerebro discalcúlico.

Más información sobre el tema en el artículo Las cuentas no salen, en el número 388 de MUY INTERESANTE, escrito por Roger Corcho.
Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.
Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: matemáticassalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar