Cuando España dominaba el mundo

La primera evidencia que puede deducirse de la dinastía de los Austrias es la impresionante extensión territorial que llegó a acumular. Con el título de imperio o sin él –de hecho, solo Carlos V lo llevó–, los reyes Austrias tuvieron plena conciencia de la capacidad intimidatoria que para los demás monarcas europeos suponía la inmensidad de sus posesiones territoriales. Recuérdense los 32 títulos que acompañaban la designación de un rey como Felipe II o Felipe III: 19 de ellos pertenecientes a la península Ibérica, uno al mundo americano designado vagamente como Indias orientales y occidentales, islas y tierra firme de la Mar Océana, y los demás territorios dispersos: duque de Austria, duque de Borgoña, de Brabante, de Milán, conde de Habsburgo, de Flandes, de Tirol…

Más información sobre el tema en el artículo Entre el todo y la nada, escrito por Ricardo García Cárcel. Aparece en el último monográfico de MUY HISTORIA, dedicado a la dinastía de los Austrias.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

 

Etiquetas: Españahistoria

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar