Construcciones animales: los Gaudís de la naturaleza

La mayor estructura realizada por animales no fue obra de los seres humanos. La Gran Barrera de Coral, cerca de Australia, puede verse a simple vista desde miles de kilómetros de distancia. Muchos organismos han demostrados igualmente ser avezados constructores. Así, algunas termitas alzan grandes montículos sobre sus nidos que pueden superar los siete metros de altura. A nuestra escala, equivaldría a levantar con las manos desnudas un rascacielos de unos cuatro kilómetros.

 

Los animales erigen distintos tipos de “edificaciones”, ya sea como refugio, para criar a su prole o como reclamo sexual. Muchos pájaros tejedores africanos, por ejemplo, anidan en grandes colonias que, como si fueran residencias comunales, se organizan en decenas de habitáculos privados para cada familia. Es más, colocan en los accesos ramitas afiladas y otros “sistemas de seguridad” para evitar que penetren los depredadores. Los científicos aún tratan de averiguar qué estrategias utilizan los animales y qué mecanismos neurológicos emplean cuando construyen sus viviendas, esto es, si su habilidad es innata o, como nosotros, también aprenden a través de la experiencia. Hasta ahora, los naturalistas se habían inclinado por la primera opción, pero algunos estudios con aves apuntan que el aprendizaje podría ser clave en ciertas especies.

 

Más información sobre el tema en el artículo Los Gaudís de la naturaleza, en el número 392 de MUY INTERESANTE, escrito por Abraham Alonso.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.
Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: curiosidadesnaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar