¿Cómo se puede sentir un orgasmo mental?

Los denominados orgasmos alternativos, también conocidos como neurosexo u orgasmos mentales, no se producen por contacto genital o físico de ningún tipo.

En los años 70, el ginecólogo William Masters y la sexóloga Virginia Johnson fueron pioneros en demostrar la relación entre las respuestas cerebrales y los estímulos sexuales. Ya en la década de los 80, se hizo famosa en Nueva York Barbara Carrellas, debido a que desarrolló una técnica de autoestimulación que le permitía practicar sexo mental. En su trabajo influyó mucho la reacción a la plaga del sida y la consiguiente búsqueda de formas seguras de placer sexual.

 

 

Su técnica se centra en lo que ella denomina respiración y energía orgásmica. Los ejercicios se realizan vestidos y carecen de estimulación genital directa, por lo que los usuarios que acuden a sus talleres no tienen que preocuparse por desnudarse ante los demás ni sentirse violentos por la idea de realizar tocamientos.

 

Su práctica se concentra en la respiración, en cómo la energía se crea y se expande en el estómago. Una vez concentradas la energía y la respiración en este punto, Carrellas recomienda comenzar a mecer las caderas arriba y abajo, al compás de la respiración, dejando que el cuerpo fluya y se siga moviendo al ritmo respiratorio. La mente se evade y, según Carrellas, los usuarios comienzan a sentir sensaciones similares a las del clímax.

 

Más información en el reportaje Llega el erotismo sesudo, escrito por Raquel Graña. Puedes leerlo en el número 413 de Muy Interesante.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

Etiquetas: curiosidadesorgasmosexosexualidad

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar